Costo de la depresión en México

La depresión afecta a personas de todas las edades y se ha convertido en la segunda causa de muerte en el mundo entre jóvenes de 15 a 29 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta enfermedad trastoca todas las facetas en la vida de una persona, y el trabajo no es la excepción. Por este motivo, Sara Evans-Lacko y Martin Knappun, docentes de la London School of Economics and Political Science (LSE), realizaron el estudio El costo de la depresión en el trabajo en ocho diferentes países - colectivamente USD$ 250 mil millones, el cual revisa el impacto laboral de la depresión en ocho países (Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Japón, Corea, México y Sudáfrica). 

En el caso de México, el costo anual de la depresión en el ámbito laboral se estima en 14 mil millones de dólares, equivalente a casi dos veces el presupuesto anual de la Secretaría de la Defensa Nacional. Estas pérdidas se manifiestan en un decremento de productividad y un bajo rendimiento en la oficina, ya sea por ausentismo (faltar al trabajo por causas no planeadas) o por presentismo (acudir al trabajo aun con alguna enfermedad). De los trabajadores que padecen depresión en nuestro país, 94 por ciento muestra síntomas cognitivos comunes como dificultad para concentrarse, incapacidad para tomar decisiones y desempeño pobre de memoria.

Lo que podría ser aún más grave en este asunto es que un porcentaje muy bajo de los 9.5 millones de enfermos en México busca un tratamiento adecuado, ya que más de 65 por ciento no se ausenta ni un solo día al trabajo durante un episodio de depresión. 

El estudio, realizado entre 8 mil profesionistas provenientes de diversos contextos culturales en las ocho naciones mencionadas, muestra que los trabajadores con mayor nivel educativo podrían ser más propensos a experimentar un impacto más negativo si continúan trabajando mientras están deprimidos, ya que por su preparación académica estarían en posiciones jerárquicas más elevadas y, por ello, con mayores responsabilidades de dirigir a subalternos, lo cual podría causar una reacción en cadena depresiva en la organización.

"Estos hallazgos sugieren que la depresión es un tema que merece atención global, sin importar el desarrollo económico, el ingreso nacional o la cultura de un país. El crecimiento de la enfermedad mental en todo el mundo también podría sugerir que la escala del problema aumentará", dijo la Dra. Evans-Lacko en un comunicado.

Comparte tus comentarios

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento